Relatos de magias (17): Frégoli, Brachetti… los transformistas

// febrero 1st, 2021 // Relatos

foto: brachetti.com

En 2006 mantuve una sección fija en Radio 5 Todonoticias, narrando historias del mundillo del ilusionismo. Algunos relatos parecen exagerados -es lo que tienen las tradiciones de cualquier gremio- y a veces lo que se cuenta de un mago se atribuye también a otros. Pero como sucede siempre, aquello que parece ficticio suele ser lo verdadero.

Leopoldo Frégoli fue el transformista más famoso de su tiempo, en el fiel del siglo XIX al XX (1867-1936). Hoy en dí­a llamamos transformismo al arte de travestirse. generalmente imitando a alguna cantante de fama. Y quick change a los números de variedades consistentes en cambios de vestuario instantáneos e inexplicables, por ello se incluyen como artes afines en el campo del ilusionismo. En realidad transformismo y quick change son dos géneros diferentes aunque emparentados:

Algunos artistas, cada vez menos, transforman su vestuario en la misma escena y en unos minutos nos presentan varios personajes de la canción con la inestimable ayuda del play-back, una mí­mica estudiada y algunos complementos de vestuario. Pero Frégoli era capaz de representar una obra de teatro con diez personajes interpretados todos por él. En cada mutis de escena un ejército de ayudantes le ayudaba en la transformación, consiguiendo unas pausas breví­simas para transmitir la ilusión de instantaneidad.

Un espectáculo de la época, por ejemplo el que el transformista Toresky presentó en Cádiz el jueves 24 de mayo de 1906, constaba de una obertura musical, una primera parte con la proyección de varios cortos cinematográficos y una segunda parte en la que el transformista ofrecía una pequeña zarzuela. Hoy son muy pocos los magos o artistasespecializados en un número de transformismo, por lo general se trata de una pareja de baile que al pasar detrás de un biombo, de una cortina de flecos o simplemente entre una lluvia de confeti, sin que se pueda ver cómo, cambian su atuendo una y otra vez (esto es básicamente el quick change). Después de años sin artistas de la categorí­a de un Frégoli (su popularidad fue tal que se llamó fregoli­smo a quien tení­a una actividad frenética), Arturo Brachetti irrumpió en la escena internacional en la década de los ochenta del siglo XX con una fantástica adaptación mímica de madama Buterfley. Brachetti desde entonces llena los teatros de todo el mundo con sus cada vez más complejas puestas en escena de magia y transformismo. Magia, transformismo y quick-change le han llevado a contabilizar más de millón y medio de espectadores, dar varias veces la vuelta al mundo, recibir premios y condecoraciones. Hoy, uno de los números más imitados es el de David & Dania; vertiginosos cambios de ropa que asombraron en la super bowl o en la primera temporada en USA de Got Talent y que ponen de pie a los espectadores de todos los teatros que pisan.

Quizá el primer artista del transformismo fuera, en el primer tercio del siglo XIX, el francés Alexander Baltimore. He aquí­, sin texto, las acciones físicas de una de sus obritas en las que podía interpretar hasta siete personajes: un cochero ebrio se sienta a la mesa de una posada y dormita, unos segundos después entra un hombre jóven, monológa y se marcha; el cochero se despierta, vuelve a dormirse. Entra un lord inglés y discute con el borrachí­n. ¿El truco? Unas ropas rí­gidas de las que, haciendo pantalla, podí­a entrar y salir para escabullirse por grietas en el decorado y su habilidad de ventrílocuo para poner la voz a esas ropas vacías. Más fácil de decir que de hacer.

Sobre mi y mis magias más en este blog o en www.navarcadabra.com 

Leave a Reply