Relatos de magias (1): el mago de la radio

// diciembre 27th, 2019 // Relatos

En 2006 mantuve una sección fija en Radio 5 Todonoticias, narrando historias del mundillo del ilusionismo. Algunos relatos parecen exagerados -es lo que tienen las tradiciones de cualquier gremio- y a veces lo que se cuenta de un mago se atribuye también a otros. Pero como sucede siempre, aquello que parece ficticio suele ser lo verdadero.

Glenn Falkenstein & Frances Willard

 

Elegí­ para empezar estos relatos radiofónicos, emitidos desde los estudios de Navarra de Radio Nacional, la historia del norteamericano Glenn Falkenstein (1932-2010), un ilusionista de la mente que fascinó en teatros, televisiones y radios, precisamente porque parte de su fama se debía a su utilización peculiar de la tecnologí­a radiofónica como parte del truco:

Glenn Falkenstein…

…ofrecía su espectáculo a mediados de los años setenta a través de una emisora de radio de los Estudios Universal, en Los Angeles. Fascinante para el público magia por la radio! Agotador para el mago dos horas diarias, seis días a la semana! Glenn presentaba la magia de la mente: adivinaba el paradero de objetos perdidos, resolví­a consultas sobre personas desaparecidas, hacia comentarios sobre salud, amor, trabajo… adivinando de paso el nombre de los oyentes que le interperlaban por teléfono, sus direcciones, el color de su ropa o cualquier otro dato. ¿Cómo empezó todo? Asustando con un disfraz a los visitantes de la Cámara de los Horrores del Museo de Cera de Hollywood, pero enseguida, en ese ambiente propicio para el afloramiento de las emociones más básicas y los temores ancestrales, Glenn se presentó como El hombre de la máscara de hierro: se cubría toda la cara con una careta sin ojos, hecha de una sola pieza de acero. En estas condiciones de visión imposible respondía a preguntas escritas por el público en papeletas que no podí­a leer de ningún modo.

Pero volvamos a la emisora de radio. Imaginemos a Glenn Falkenstein respondiendo calmadamente a las más variadas cuestiones, adivinando y revelando datos cuyo conocimiento asombra a sus interlocutores y fascina a la audiencia. En realidad, su voz pausada, firme, tranquila, esconde un modus operandi de locos, un salto sin red. ¿Qué esta ocurriendo en realidad? Glenn utiliza por primera vez para crear una ilusión mágica, un recurso técnico de la radio. Retiene sin salir al aire ocho segundos de la conversación, luego hace que ese tiempo de retardo salga o no salga, o salga en fragmentos, jugando con el volumen de las voces. ¡Su público escucha su voz y la voz de sus interlocutores ocho segundos después de ser pronunciadas! Glenn usa esos ocho segundos ¡apenas nada! primero para sonsacar datos secretamente a la persona que le llama y luego para manipular los diálogos. Usando conjuntamente el control del volumen puede eliminar las respuestas negativas cuando falla y ha de cubrir los huecos fingiendo diálogos consigo mismo, imitando las voces de los interlocutores. Un virtuoso alarde de técnica y de repentización en directo. Un secreto aparentemente sencillo, pero que requiere nervios de acero y una puesta en escena magistral. Si su asombrado público supiese el truco de sus adivinaciones, quedaría atónito.

Glenn Falkenstein: el primer mago capaz de manipular el tiempo.

©Iurgi Sarasa

Para mis magias enlaza con  www.navarcadabra.com o busca más entradas en este blog

Leave a Reply