Referencias de precios

// febrero 19th, 2013 // Consejos

iurgi ilusionista

El precio que un cliente paga por un servicio responde a unos gastos de producción y de gestión, también tiene que haber una adecuación entre la oferta y la demanda: el cliente compra cuando piensa que el valor de lo que se le da es superior al precio que paga. Para ello necesita tener una adecuada referencia de cuáles son los precios y los servicios. Esto es difícil. Nuestro gremio no suele ser transparente. Demasiados artistas sin experiencia comercial ajustan el precio según la urgencia, lo llena que tengan la agenda, los precios de otros compañeros, o la cartera que le supongan al cliente. Esto no es serio. Afortunadamente he accedido a un estudio de precios general que es una buena referencia, al menos lo es para mi porque he comprobado que mis precios son los correctos:

Algunos de mis espectáculos están en la media y otros suben, pero dentro de un margen que se justifica por el servicio que se ofrece. Este estudio se refiere al mercado estadounidense, pero mi experiencia me dice que la mayoría de los profesionales con los que yo trabajo aquí están en el mismo rango de precios. En EE.UU. el 46% de los ilusionistas lo son a tiempo parcial, el 54% a tiempo completo. En ambos casos se trata de artistas que trabajan legalmente. De modo que quedan fuera aquellos que no cumplen con sus obligaciones legales, ante los cuales muchas veces el cliente no tiene protección alguna (espectáculos pobres o inapropiados, irresponsabilidad ante accidentes, ilocalizables si no aparecen en su evento, etc.) y suelen tener precios irrisorios: parecen una ganga pero pueden ser una pesadilla.

Cumpleaños y similares: Un 20% se encuentran entre los 200 y 300$ (aunque el dólar no equivale al euro a efectos comparativos vamos a considerarlo asi­). Y hay una mayorí­a entre 100 y 200$. Pero por debajo de 200$ los magos complementan su ingreso vendiendo juegos de magia, juguetes, etcétera. Por lo que un precio exclusivo de la magia no debe bajar de 200$. Estamos hablando de espectáculos de muy pequeño formato, en una cafeterí­a, el salón de estar de casa, etc, que no requiere equipamiento de luz y sonido, ni un repertorio de grandes aparatos. En el caso de fiestas particulares de más entidad que se celebran en restaurantes u otros espacios donde hay más personas y se requiere algo más los precios dichos se incrementan en unos 100 ó 150$. Con este incremento se acerca a nuestros precios para comuniones y bodas.

Los espectáculos escolares oscilan entre los 200 y los 1.500$ esta diferencia tan grande se da porque se incluyen espectáculos pequeños como los de cumpleaños, en aulas limitadas, hasta espectáculos en salones de actos y gimnasios que requieren otro equipamiento más grande.

Para ferias y festivales los precios oscilan entre los 250 y 5.000$. Se comprende esta diferencia porque no es lo mismo un show de magia cómica que otro de grandes aparatos y material técnico con dos o tres ayudantes. El precio medio se sitúa en algo más de 1.000$ aunque el precio más repetido es 500 seguidos por los 1.000$. esto significa que tanto los precios más altos como los más bajos son marginales y que psicológicamente el cliente ve una diferencia de producto entre 500 y 1.000, con un pequeño pico en los 750$.

En fiestas de empresa un precio medio para breves prestaciones empieza en 400$. Y un espectáculo en escenario propiamente dicho tiene una media de 1500$, aunque la cifra más popular es 500$. Por supuesto estos precios cambian si se trata de hacer un espectáculo con, por ejemplo, hacer desaparecer un helicóptero o intervenciones especiales y en algún caso ha llegado a dispararse a los 15.000$.

Para teatros el precio medio es de 1.500$ con un porcentaje importante en torno a los 2.000$, aunque con la cifra más habitual en los 1.000-1.200$ Todos estos precios excluyen los de las estrellas del espectáculo lógicamente. Se trata de los precios que valen realmente los espectáculos como tales, sin el valor añadido de la popularidad u otros atractivos. Esta es la radiografía de la profesión en EE.UU. y creo que no es muy diferente de la nuestra; por supuesto hay magos con precios muy inferiores fuera de mercado y de lógica, al igual que hay precios mucho más altos cuando se diseñan ilusiones de encargo o hay requerimientos especiales. Pero tanto por arriba como por abajo se salen de los rangos habituales. Los precios señalados son los normales con gran diferencia sobre otras opciones tanto por arriba como por abajo, y en mi opinión van muy ajustados a la situación de crisis y a los gastos que tenemos los profesionales. Esto significa que en EE.UU. como aquí­, hay quien tira precios por debajo de los costos, del mismo modo que hay quien abusa pidiendo demasiado por su show, pero el 90% de los profesionales realizan el trabajo a un precio justo.

Leave a Reply