Mi museo de la magia (5): «El moderno prestidigitador»

// julio 30th, 2012 // Mi museo de la magia

Mi exposición de magia viaja a casas de cultura, festivales de magia, centros cívicos, etcétera. Si tienes interés en llevarla a tu ciudad o evento escríbeme a navarcadabra@iurgimagia.com

De Ricardo Palanca y Lita hay en la Biblioteca Nacional de España cuatro traducciones que hizo de libros franceses en el tercer cuarto del siglo XIX:

Un manual para echar las cartas, quiromancia y frenología entre otras disciplinas menores. Una novela olvidada del romántico Joseph Méry. Y dos libros del pionero del ilusionismo moderno Jean Eugéne Robert-Houdin, por tanto fundamentales para el desarrollo del ilusionismo español.  No esta en la BNE, ni su traducción del libro de Ponsin -otro manual fundacional de ilusionismo- ni su edición del de Richard y Delion -uno de los más populares en su tiempo- , ni una de mis piezas más apreciadas «El moderno prestidigitador» (1887), libro del que es autor el propio Ricardo Palanca y Lita (y que sí se encuentran en la Fundación Juan March).

 

A pesar de intentarlo numerosas veces y por diversos medios jamás he podido desentrañar datos biográficos de este autor.  Solo puedo decir que al menos escribió un libro más sobre los tipos de cambio de varias divisas europeas y que probablemente radicaba en Valencia, ya que es en esa ciudad donde editó todo lo que yo le conozco. No era, como ocurre en otras ocasiones un traductor o compilador sin conocimientos prácticos. Esta fue la acusación que recibió Pablo Minguet al publicar su manual de magia en 1833, lo cual no evitó su enorme éxito editorial.  Palanca y Lita traduce con fluidez y no queda detalle por sutil que sea, fuera del texto. Así ocurre con los libros de Robert-Houdin (1875 y 1879). Incluso publicita la traducción del Ponsin (1874) como versión libre. Lo que dice de su competencia como ilusionista que se verá en su propia obra de 1887  «El moderno prestidigitador, nueva colección de juegos de escamoteo, naipes, magia blanca, física y química recreativas» donde no se limita a escribir un manual, sino a mostrar la vanguardia del ilusionismo del momento.

Leave a Reply