¿Cómo trabajo? 10 cosas que he aprendido siendo autónomo

// octubre 5th, 2018 // Consejos

Soy autónomo y tengo una empresa de servicios. Ser ilusionista no parece tener mucho que ver con ser diseñador gráfico. Aparte de que antes de la era digital recibí algunas enseñanzas, suelo leer revistas y blog de diseño. Me gusta. Parece que desde el punto de vista de su status social -ilusionista y diseñador gráfico- no son profesiones demasiado alejadas una de la otra. Ambas parecen irrelevantes en tiempos de crisis; cualquiera sabe contar un cuento y por internet venden juegos de magia automáticos, salen solos ¿?, cualquiera puede juntar cuatro letras con un poco de gusto o copiar, mejor aún; -cortar y pegar- cualquier diseño gráfico. Frases del tipo “Haz tu trabajo gratis que te servirá para darte a conocer” o el alto índice de intrusismo laboral son cosas comunes en ambos gremios.
iurgimagia navarcadabra regalatemagia

Cuando no hay dinero para pagar el entretenimiento éste deja de considerarse un bien cultural. Y el diseño gráfico deja de ser necesario: si no hay dinero para el regalo ¿cómo lo va a a haber para el papel de envolver? Bueno, podría seguir pero este articulillo o post no quiere ser un muro de lamentaciones. Si hay quien no se da cuenta de que con un papel bonito venderá más regalos o su paquete se diferenciará de la competencia o su mensaje se entenderá mejor y llegará a más gente es su problema. Si el hecho de que solo queramos entretener a los críos de la boda mientras nos tomamos unas copas hace pensar que solo importa el precio, es que no comprendemos que no hay acto humano por banal que sea que no transmita un modo de estar en el mundo, que no transmita valores, ideología, cultura…  (por fin en España se exige una demanda legal que lleve solicitando muchos años; quienes trabajamos habitualmente con niños sean docentes o cuentacuentos deberemos tener un limpio certificado de penales).

Si es usted de esos que se conforman con cualquier cosa allá usted. Pero no creo, no estaría leyendo esto. A fin de cuentas no somos todos tan distintos. Es solo que a veces nuestros respectivos mundos e intereses están tan lejanos que nos cuesta reconocer en las otras profesiones, proveedores de productos y servicios, inquietudes similares a las nuestras. Es difícil para algunas personas darse cuenta de que, si bien es importante investigar el cáncer, ir vestido de payaso a una planta de oncología infantil es útil para la salud mental del paciente. Seguramente es muy importante regular el tráfico aéreo con pericia; un controlador despistado puede provocar una masacre. Un sencillo pinche de cocina no profesional, puede ignorar que al apilar las tortillas de patata calientes y dejarlas reposar durante una mañana seguramente va a producir una intoxicación en el comedor escolar. Ya sé que un cirujano es más importante que un mago o un diseñador gráfico. Sobre la mesa de operaciones, lo es. Celebrando las bodas de oro de sus padres será mejor que me deje el “bisturí” a mí. El cartel sobre cómo un médico debe lavarse las manos que he visto en tantos hospitales es obra de un diseñador gráfico.

A lo que iba. 10 cosas he aprendido siendo autónomo. Podría guardármelas. Pues si usted lector es un cliente seguramente no le interesa para nada cómo veo ya la profesión o el mundo del autónomo. Lo que le importa es si voy a ser una buena elección para su evento -boda, comunión, homenaje, fiesta de empresa, etc.-. Pero como ya he dicho, aunque solo nos relacionamos en ámbitos limitados no somos tan distintos unos de otros. Puede que llevemos rumbos y paraguas distintos, pero la lluvia es la misma para todos. Así que quiero compartir estas 10 cosas que quizá a usted o a algún conocido suyo, como a mí, pueden ayudarle en algún momento. Y como ya las ha escrito alguien mucho mejor de lo que yo pudiera -un diseñador gráfico-, prefiero darle el enlace a su blog. Luego si gusta, vuelva
por aquí. Gracias. Pincha aquí.

Leave a Reply